Return to site

Nunca más des un consejo sin leer esto

· inteligencia social,preguntas poderosas,coaching,kahneman,covey

'Lo que tú tienes que hacer es ……' 'Si yo estuviese en tu lugar haría……' '¿Por qué no intentas ….?'

Consejos, consejos y más consejos, somos adictos a dar consejos, y lo realmente interesante es que lo hacemos prácticamente en cualquier ámbito, aconsejamos desde qué alimentos deben consumir los demás, qué pareja les conviene, hasta qué deben hacer con su trabajo o su vida, seamos expertos en algún tema, hayamos vivido una situación similar o simplemente porque si. Pareciera estar grabado en nuestros genes, es un impulso que casi nunca podemos evitar.

Dar consejos no es malo per se, lo nocivo es que seas adicto a ellos y que los des sin que la otra persona te los pida, ni siquiera a veces los precise.

Muchas veces dar recomendaciones nos hace sentir superiores, nos hace sentir importantes, útiles, sin preocuparnos demasiado por lo que le sucede a la otra persona. Es como decir ‘Yo que tengo todas las respuestas te digo lo que debes hacer’

¿Sabías que las personas sienten un rechazo natural cuando alguien les dice lo que tienen que hacer? Acuérdate la última vez que alguien te dió un consejo que no necesitabas ¿Cómo te sentiste? ¿Mejoró la relación con esa persona o todo lo contrario?

¿Sabías que las personas sienten un rechazo natural cuando alguien les dice lo que tienen que hacer?​

Hay una historia fantástica en el libro de Stephen Covey Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, que resume en forma excelente este tema, te la comparto, no tiene desperdicio:

Dos viejos amigos que hace un tiempo largo que no se veían, se encuentran en un café y se ponen a conversar para ponerse al día. Durante esta conversación uno de ellos le comenta al otro ‘Últimamente estoy teniendo dificultades con mi vista, no estoy viendo muy claro, me cuesta hacer foco en los objetos’. Ante este comentario, su gran amigo, con la intención de ayudarlo, se saca sus anteojos y se los ofrece diciéndole ‘Toma, ponte estos anteojos, te van a servir mucho’.

Al ponerselos, este le pregunta ‘¿Cómo te fueron, cómo ves ahora?’, la respuesta no se hizo esperar ‘Ahora veo mucho peor que antes, veo todo borroso, esto no me sirve para nada’.

Ante esta situación, nuestro consejero desorientado le dice ‘Que raro! a mí me funcionaron de maravilla’.

Solemos hacer generalizaciones en base a poquísimas experiencias y creemos que estas son un fiel reflejo de la realidad​.

¿Qué sucedió aquí? Claramente, con el afán de ayudar, nuestro querido amigo ante el escenario presentado por su colega, intenta ofrecer una solución que le funcionó a él en su situación específica, pero esto no quiere decir que esta solución sea universal, ni que le vaya a servir a los demás en cualquier circunstancia.

El premio nobel de economía, el psicólogo cognitivo Daniel Kahneman, nos explica que solemos hacer generalizaciones en base a poquísimas experiencias y lo peor es que creemos que estas son un fiel reflejo de la realidad, aunque en verdad son justamente eso, experiencias puntuales que hemos tenido y nada más. Y en realidad es muy probable que estas experiencias no les sirvan a los otros, porque justamente son otros, son diferentes observadores y con necesidades puntuales.

Las personas amamos encontrar nuestras propias respuestas, es algo que nos empodera y nos hace sentir bien​.

Una propuesta alternativa cada vez que alguien te cuente una situación, es hacerle las siguientes preguntas ¿Qué se te ocurre que puedes hacer para resolver este tema? ¿Qué cosas has intentado en el pasado que te dieron resultado? ¿A quién le puedes pedir ayuda en esta situación?

Las personas amamos encontrar nuestras propias respuestas y tenemos toda la capacidad para hacerlo, siempre la solución está en nuestro interior. Encontrar nuestro propio camino es algo que nos empodera y nos hace sentir verdaderamente bien. Además, existen estudios que avalan que hay muchísima mayor probabilidad de que cumplamos una acción que nosotros mismos identificamos y decidimos hacer, que si te lo dice o impone un tercero.

Habiendo dicho esto, te invito a que empieces a dar espacio a los demás para que encuentren sus propias soluciones, sus propias respuestas, su propio camino.

Te propongo que empieces a utilizar este método y verás, con el tiempo, como todas tus relaciones pasan a otro nivel.

Autor: Esteban Coluccio

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly